En un supermercado la variedad de situaciones insólitas que pueden pasar no es muy grande, es decir, no es el lugar ideal para encontrar sorpresas, más allá de algún otro precio, un producto destacado o algún intercambio casual con cierto vecino. Sin embargo, en este comercio de la provincia de Kursk ( Rusia), ocurrió algo que los clientes presentes no van a olvidar.

Todo estaba bien, la gente entraba, caminaba, decidía, compraba y salía, cuando de pronto, lo que ingresó por la puerta fue un hombre montado a caballo. El muchacho estaba borracho y tuvo una excusa para ingresar al local: “El animal quería pan”.

Ambos permanecieron varios minutos en el “super”, para sorpresa y risa de los vecinos, hasta que la Policía local llegó para amablemente retirarlos. Este jinete aginebrado fue trasladado de forma inmediata a la comisaría, mientras que se desconoce el destino del caballo.

Aunque la excusa puede haber parecido un tanto tirada de los pelos, lo cierto es que no estaba tan mal. Algunos expertos aseguran que el “pan duro” es muy bueno para estos animales, ya que en una cantidad no superior a los 200 gramos, ayuda a quitarles el sarro de la boca.

En cuando a la alimentación en general, la página “tienda animal”, explica que por su sistema digestivo “necesita una alta cantidad de fibra, por eso se alimentan principalmente de hierba, forraje, heno y paja. Pero en su dieta también se pueden incorporar los cereales, las frutas y las verduras”.

“En la naturaleza, el caballo se pasa más de la mitad del día comiendo (alrededor de 16 horas), por eso debemos dividir su ración en varias tomas pequeñas al día, dejando dos horas entre una y otra. Cuantas más tomas, mejor. De lo contrario, pueden sufrir cólicos. Después de comer, tiene que descansar al menos una hora para realizar correctamente la digestión”, añadieron desde el sitio web.

La visita del borracho y su caballo al supermercado