Camilo Echeverry y Evaluna Montaner todavía están dando sus primeros pasos en la crianza de su recién nacida, Índigo, y no dudan en compartir cada uno de esos pasos en sus redes sociales. Aunque el rostro de la beba todavía no apareció en ninguna foto, los seguidores de los artistas conocieron detalles de la niña que tal vez preferirían no haber visto.

Así sucedió esta semana, cuando los padres primerizos volvieron a compartir una íntima instancia de su convivencia en Instagram. Ambos artistas publicaron en sus respectivas cuentas una serie de hermosas postales de su viaje por México y varios países de Europa en el "De adentro pa fuera Tour". 

 

 

 

 

 

Pero la última foto muestra lo que Camilo describió como "el resumen de lo que es salir de tour siendo papás": un accidente en "código marrón" que tuvieron cuando el pañal de la beba se desbordó, dejando manchas en las piernas de su mamá, el piso y el sillón blanco donde estaban sentadas.

Varios de sus fans les dijeron que no era necesario publicar la imagen, ya que se trataba de un episodio asqueroso. "Siempre quieren dar la nota", "Primero pensé que era mostaza, un horror esta foto", "Un poco de respeto por favor", fueron algunos de los mensajes que les escribieron. Sin embargo, la gran mayoría coincidió en que estas cosas pueden pasar, y les recomendaron que disfruten de cada momento porque el tiempo se pasa muy rápido.

 

 

Extrañamente, esta no es la primera anécdota escatológica que compartieron la hija de Ricardo Montaner y el nuevo miembro del clan musical. Arrebatado por la emoción que aún siente después del nacimiento de su primogénita, Camilo comentó en incómodo detalle su experiencia con el primer pañal sucio de Índigo en plena entrevista.

"Es fascinante, la textura es fantástica", expresó al respecto durante su aparición en el programa televisivo La Resistencia. El músico no solo reveló que tiene fotos del pañal sucio, también bromeó con que se hizo tostadas. “Le pusimos aceite de oliva y nos lo com...”, lanzó entre carcajadas durante la entrevista.

 

 

El comentario no pasó desapercibido en las redes sociales, donde algunos de los internautas llegaron a acusarlo de "perverso" y "cochino". Las críticas solo crecieron cuando se conoció que Evaluna había ingerido su placenta después de dar a luz, algo por lo que defendió a su esposa también durante el ciclo televisivo.

"Tu te ríes, amigo, pero no. No te rías porque sí", disparó mirando fijamente a David Broncano, conductor del ciclo La Resistencia. Para dar por cerrado el tema, explicó que fue la doula que asistió a Evaluna la que les planteó la posibilidad. "Ella preparó todo lo de la placenta y nos ofreció una gama de posibilidades (para comerla)", concluyó.

Ver comentarios