Ciclistas y peatones fueron hospitalizados tras la agresión del conductor de un vehículo, señalado como terrorista, que los atropelló y luego culminó su marcha contra las vallas de contención del parlamento británico, en la zon de Westminster, en  Londres.


Una decena de patrullas policiales y al menos tres ambulancias estaban estacionadas cerca del Parlamento, hasta donde también se desplazaron equipos de artificieros y perros policías. La estación de metro de Westminster también fue cerrada. 

"Parecía ser un acto deliberado", contó una transeúnte, Ewalina Ochab, consultada por la agencia británica Press Association. "Yo estaba caminando del otro lado” de la calle, escuché ruidos y alguien gritó. Me di la vuelta y vi un automóvil gris que iba muy rápido y muy cerca de las barreras, incluso sobre la acera", dijo.