Tess Thompson Talley, una cazadora yanqui, fue fuertemente criticada en 2017 luego de mostrar fotos de una jirafa a la que había matado en Sudáfrica.

Muchas veces el paso del tiempo ayuda a reflexionar y reconocer los errores cometidos. Pero este no fue el caso de Thompson Talley, quien no sólo aseguró que no se arrepiente de todos los animales que mató, sino que también hizo una fuerte declaración. 

La mujer aseguró que además de matar a la jirafa, se comió su carne. "Estaba deliciosa", expresó la cazadora de 38 años.

Además, mostró un estuche de armas que hizo con la piel del animal. "Esta es una parte de la jirafa negra que disparé, algo que podría llevar conmigo y tener durante mis cacerías. También tengo cojines decorativos hechos de ella, y todo el mundo los ama", relató entusiasmada. 

"Estamos preservando, estamos manejando manadas, estamos manejando números de vida silvestre. Estoy orgullosa de ser una cazadora, estoy orgullosa de cazar y estoy orgullosa de esa jirafa", se justificó.