Los médicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Zvika Granot y Amnón Lahad, creen que la variante ómicron del coronavirus anunciaría el final de la pandemia que enfrenta la humanidad desde finales del 2019.

Las características de esta cepa que resulta más infecciosa, pero menos agresiva, es considerada como una buena señal por los mencionados expertos.

“Por lo general, los virus que son muy agresivos no son muy infecciosos y los virus que son muy infecciosos no son muy agresivos”, dijo Granot, quien dirige el Laboratorio de Biología del desarrollo e investigación de cáncer de esa casa de altos estudios

La variante ómicron es más infecciosa que la Delta y la está superando”, dijo de acuerdo a lo detallado en The Times of Israel. Granot, explicó que aún no hay certezas de que sea más agresiva aunque de hecho está superando a la anterior variante. “Si se mira desde el punto de vista de la pandemia, el final llegará cuando tengamos una variante muy infecciosa con síntomas muy leves”, explicó.

El efecto en las personas podría resultar hasta pasajero, generando secreción nasal, fiebre leve. “Cuando esto sucede, la gran mayoría se infecta, lo supera y desarrolla una verdadera inmunidad colectiva. Entonces, en algunos aspectos, ómicron puede ser la luz al final del túnel”, agregó el científico.

Lahad dijo que no hay que alarmarse por la multiplicación de contagios. Si miramos más a fondo, vemos que si bien hay un aumento en las pruebas de PCR positivas, el número de casos graves está disminuyendo o al menos es estable”, dijo Lahad, quien dirige el Departamento de Medicina Familiar de la Universidad Hebrea, el Comité Nacional de Cuidados Primarios y el distrito de Jerusalem de Clalit HMO.

 

 

Ver comentarios