Un pastor evangelista de Luisiana, Estados Unidos, generó miles de críticas después de pedirles a sus fieles que donen más dinero para “acelerar” la llegada de Jesús. Las declaraciones del pastor fueron realizadas en el marco de un evento de televisión en vivo.

"Sinceramente, creo esto: la razón por la que Jesús no ha venido es porque la gente no está dando de la manera eb que Dios les dijo que dieran", dijo en un videoclip el pastor llamado Jesse Duplantis, mientras daba un evento evangélico televisado, que se hizo viral en las redes sociales.

El enfoque principal de la reunión cristiana-evangélica era donar dinero para la construcción de nuevos estudios de televisión de “última generación”, para transmitir mejor “la palabra” de Dios. Sin embargo, la forma en la que se expresó el pastor generó fuertes críticas en la comunidad evangelista y en personas que no pertenecen a esa religión.

El pastor Jesse Duplantis tiene un patrimonio de 300 millones de dólares.

En las redes sociales, algunos internautas calificaron al predicador de "falso profeta", mientras que otros usuarios le dijeron que él sabía que “Jesús no regresará”, pero que sabía “cómo aprovecharse de la desesperación de la gente”, comentó un usuario de Twitter. "A Jesús no le importa el dinero […] tengan cuidado con esta falsa doctrina" del pastor, alertó otro usuario en las redes.

Pese a que Duplantis es el pastor más rico del mundo, con un patrimonio neto de 300 millones de dólares, según informó el medio International Business Times, el religioso fue criticado también, a principios de septiembre, por “no hacer lo suficiente” para ayudar a las comunidades afectadas por el huracán Ida.

Según NBC News, la parroquia de St. Charles, donde se encuentra la iglesia Covenant de Duplantis, fue una de las áreas más afectadas por la tormenta. En un video publicado en el Facebook del propio ministerio evangélico, Duplantis y su esposa dijeron que habían regalado generadores por valor 100 mil dólares.

En 2018, The Christian Post informó que Duplantis recibió fuertes críticas, pero esta vez por pedir donaciones para la compra de un avión privado para la Iglesia, con un valor que asciende a los 54 millones de dólares. En ese entonces, Duplantis lo justificó la campaña de donación, al afirmar que Dios le había dicho que debía tener una nueva aeronave, pero no pagarla.

Ante las críticas, el pastor aclaró que no estaba pidiendo donaciones monetarias, sino pidiendo a la gente que se uniera a él. De esa manera, Dios le proporcionaría avión. En ese momento, el medio Money informó que su patrimonio era de 50 millones y que ya tenía tres aviones para uso personal.