Todo será más sobrio y esencial. La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice tuvo que organizar rápidamente las celebraciones que Francisco está a punto de presidir sin la presencia de los fieles, en una basílica de San Pedro medio vacía. Sin embargo, nunca antes tanta gente había mirado al Papa gracias a los medios de comunicación. De hecho, el Papa quiere estar cerca de las muchas personas que no pueden ir a misa y participar en las liturgias de este singular Triduo Pascual en tiempos de pandemia y aislamiento forzoso. El Crucifijo de San Marcelo y el icono de la Salus populi Romani que acompañó tanto la oración del 27 de marzo como la misa del Domingo de Ramos estarán siempre presentes.

El Jueves Santo, como ya se sabe, el Papa no presidirá la Misa Crismal con los sacerdotes de Roma: la celebración tendrá lugar cuando la crisis haya terminado. La misa en Coena Domini, que conmemora la institución de la Eucaristía, se celebrará a las 6:00 p.m. en el altar de la Cátedra sin el rito tradicional de lavar los pies (que puede ser omitido, en cualquier caso) y no terminará con la reposición del Santísimo Sacramento al final de la celebración.

El Viernes Santo habrá dos momentos. El primero es la Liturgia de la Pasión y la Adoración de la Cruz, a las 6 pm, en la Basílica de San Pedro. El Crucifijo de San Marcelo estará cubierto. Habrá una meditación del predicador de la Casa Papal, el Padre Raniero Cantalamessa, y luego se revelará el crucifijo. Habrá adoración, pero no el beso de la Cruz.

En la tarde del Viernes Santo, a las 21 horas, se hará el Vía Crucis en la Plaza de San Pedro, con las estaciones a lo largo de la columnata, alrededor del obelisco y finalmente a lo largo del camino que lleva al patio de la iglesia. Habrá dos grupos de portadores de la Cruz. Habrá prisioneros de la prisión de Due Palazzi en Padua (las meditaciones fueron escritas por algunos de ellos), y médicos y enfermeras del FAS. Los médicos y las enfermeras están en primera línea al servicio de los enfermos afectados por la pandemia.

Durante la Vigilia del Sábado Santo, a las 9 p.m., no se celebrarán bautismos. La ceremonia inicial con el fuego tendrá lugar detrás del altar de la confesión. No habrá velas para los presentes y el canto de las tres invocaciones de "lumen Christi" sólo tendrá lugar con la iluminación en secuencia de las luces de la Basílica durante la procesión al altar de la Silla. Las campanas de San Pedro sonarán en el momento en que el Gloria anuncie la resurrección.

La misma sobriedad caracterizará también la misa del Domingo de Pascua, que el Papa celebrará a las 11 de la mañana en el altar de la Cátedra. El Evangelio será proclamado en griego y en latín. Al final de la misa, Francisco irá a la sacristía para quitarse sus vestiduras, luego regresará a la Basílica frente al altar de la Confesión, desde donde pronunciará el mensaje Urbi et Orbi y dará la bendición pascual. Todo se llevará a cabo en el interior.

Fuente: Vatican News

noticias relacionadas

Ver más productos

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

Ver más productos