Con la cifra de casi 4.500 muertos, Suecia reconoció por primera vez que la estrategia de una cuarentena muy suave elegida para hacer frente al coronavirus probablemente no haya sido la más adecuada. En una entrevista concedida a la radio estatal sueca, el epidemiólogo jefe del gobierno, Anders Tegnell, admitió que se deberían haber implementado más restricciones desde el principio.

"Si nos topáramos otra vez con esta enfermedad sabiendo lo que sabemos ahora, creo que nos habríamos situado en un punto intermedio entre lo que hemos hecho nosotros y lo que ha hecho el resto del mundo", ha indicado Tegnell, máximo responsable de la lucha antipandemia en su país.

"Creo que existe claramente un potencial de mejora. Y es bueno saber con más exactitud qué es lo que hay que cerrar para frenar la expansión del contagio", agregó. Ahora, Tegnell admitió públicamente por primera vez que la estrategia está causando demasiadas muertes, aunque se mostró inseguro sobre si la solución habría sido tomar más medidas y durante más tiempo, todas a la vez o cuáles.

Suecia ha adoptado desde el comienzo una estrategia más suave que la mayor parte de países europeos, con muchas recomendaciones generales apelando a la responsabilidad individual para proteger a los grupos de riesgo, a la vez que ha ido introduciendo restricciones a la vida pública.

Así, ha registrado 38.589 casos y 4.468 muertos, con una tasa de 43,2 fallecidos por 100.000 habitantes, muy superior a la del resto de vecinos nórdicos.

Tampoco su cuarentena "light" sirvió para mantener a flote la economía. La ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, advirtió recientemente que Suecia se enfrenta a su peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial, con un PIB que se desplomará un 7% en 2020, aproximadamente tanto como el resto de la UE.

La alta mortalidad provocó críticas a la estrategia sueca, sobre todo fuera del país, aunque las autoridades han mantenido su línea, admitiendo no obstante el fracaso en la protección de los ancianos, más de dos tercios del total de muertos, sumando los que viven en asilos y los que reciben asistencia en sus casas.

Annike Linde, predecesora de Tegnell como epidemióloga jefe de 2005 a 2013, dijo la semana pasada que inicialmente había respaldado la estrategia del país, pero había comenzado a reevaluar su punto de vista a medida que el virus se extendió por la población de ancianos.

"No había ninguna estrategia para los ancianos, ahora entiendo", dijo Linde a la emisora estatal sueca. "No entiendo cómo pueden pararse y decir que el nivel de preparación fue bueno, cuando en realidad fue pésimo". Suecia habría hecho mejor en seguir a sus vecinos nórdicos, cerrar sus fronteras e invertir en pruebas y seguimiento en mayor medida, dijo esta experta.

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos