El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a rechazar este domingo la cuarentena obligatoria como vía para contener la pandemia de coronavirus ( Orthocoronavirinae), que solo en las últimas 24 horas dejó cerca de 1.500 personas contagiadas y de 100 muertas en el país, el más afectado por la enfermedad en Sudamérica y el decimocuarto en todo el mundo.

"Además del virus, ahora también tenemos el desempleo, fruto de ese ‘cerrá todo’ y ‘quedate en casa’ o ‘te detengo’", escribió el mandatario en sus cuentas en redes sociales.

"Para toda acción desproporcionada, la reacción también es fuerte; el gobierno busca el diálogo y la solución para todos los problemas y no apenas para uno", agregó.

Bolsonaro se opone a decretar la cuarentena obligatoria que le recomendó su ministro de Salud, Luiz Mandetta, y que de todos modos ya dispusieron casi todos los gobernadores de los estados federados.


Por ese motivo, la semana pasada estuvo a punto de despedir a Mandetta pero dio marcha atrás al comprobar la oposición de casi todo el gabinete y de los presidentes de las dos cámaras el Congreso.

Brasil registró 1.442 casos confirmados de coronavirus y 99 fallecimientos por la enfermedad en las últimas 24 horas, lo que elevó el cómputo total a 22.169 contagios y 1.223 decesos, informó esta tarde jornada por la tarde el Ministerio de Salud en un comunicado citado por la agencia de noticias EFE. 

Muchas personas siguen viviendo y transitando las calles porque la cuarentena no es obligatoria.


De ese modo, sigue siendo el primer país en Sudamérica y el decimocuarto en todo el mundo con mayor cantidad de casos de Covid-19 según la base de datos en línea de la universidad estadounidense Johns Hopkins.