Tras un aumento significativo de los casos de coronavirus, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, participó este domingo de la inauguración de un hospital modular en la comuna de Puente Alto, en Santiago, lugar en el que reconoció que la capacidad del sistema de salud de su país está “cerca del límite”.

“Estamos muy conscientes de que está el sistema de salud muy exigido, muy demandado, muy estresado”, expresó, antes de agregar: “Estamos muy cerca del límite, porque hemos tenido un incremento muy grande en las necesidades y en las demandas de los enfermos por atención médica y especialmente en materia de camas de tratamiento intensivo y de ventiladores mecánicos”.

Piñera manifestó que los hospitales modulares buscan “responder al aumento en la demanda por camas críticas, por tratamientos intensivos” que enfrenta el país. Además, anunció que para el mes próximo esperan tener 2.600 camas críticas con respiradores mecánicos.