Un joven de 19 años mató a puñaladas por la espalda a su padre en una calle del distrito de Lurín, Perú, motivado por el "rencor".  El parricidio quedó registrado por la cama de seguridad y muerta el brutal ataque.

Todo comenzó cuando Paul Hernández comenzó a discutir intensamente con su papá, Alfonso Lizano Hernández, y la charla fue subiendo de todo. Ahí, el hombre de 69 años le dió una trompada y el joven sacó un cuchillo y lo hirió, y aunque el hombre intentó escapar, el pibe volvió a alcanzarlo y lo acuchilló una y otra vez hasta asesinarlo.
 

 

El feroz ataque fue motivado "por rencor", explicó el chico, de 19 años: "Me maltrataba mucho de niño y eso lo llevaba dentro. No podía contenerlo, así que tuve que actuar", se justificó. "No me llevó a la educación. Han pasado muchos años, me arrepiento, pero esto me ha ayudado a liberarme de todo esto", agregó.

Según se confirmó en las últimas horas, la víctima no era el padre biológico de su victimario, sino quien lo crió durante su niñez.