La comunidad médica comenzó a notar una tendencia inusual cuando llegaron los primeros informes de Covid-19  prolongado, en junio de 2020. Hasta ese momento los casos agudos, sobretodo los hispitalizados por la enfermedad, tendían a ser en su mayoría hombres y mayores de 50 años, pero quienes padecían coronavirus  por mayor tiempo eran más jóvenes y sobretodo mujeres.

Fue en un hospital de Paris donde los primeros informes de Covid-19  prolongado, que fueron realizados entre mayo y julio de 2020,  revelaron que la edad de los afectados promedio era de alrededor de 40 años, y que que las mujeres con efectos de plazos más largos de coronavirus superaban a los hombres en una proporción de cuatro a uno.

Esta desigualdad de género se hizo notar de forma similar en el mundo, al menos durante los últimos 12 meses. 

Alrededor del 66% de nuestros pacientes han sido mujeres"

Pacientes con coronavirus prolongado fueron monitoreados por hospitales en Bangladesh y Rusia, por la aplicación COVID-19 Symptom Tracker, como también desde el estudio Phosp-COVID-19 en todo el Reino Unido que evalúa el impacto a largo plazo de la enfermedad, en notas médicas de clínicas especializadas de atención post-Covid-19 tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido. En todos esos seguimientos se ha desprendido que constantemente son  mujeres jóvenes y de mediana edad las que son más vulnerables.

Sarah Jolley, quien dirige la clínica de atención post-COVID-19 de UCHealth en Aurora, Colorado, expresó al Observer que alrededor del 60% de sus pacientes han sido mujeres. Mientras que en Suecia, el investigador del Instituto Karolinska, Petter Brodin, quien lidera el departamento de Covid-19 prolongado del consorcio global Covid-19 Human Genetic Effort, sospecha que del total de pacientes femeninas con coronavirus prolongado la proporción es incluso aún mayor, potencialmente del 70 al 80%.

Este patrón se ha observado en otros síndromes posinfecciosos”, dijo Melissa Heightman, directora de la clínica de atención post Covid-10 de UCLH al norte de Londres. 

Alrededor del 66% de nuestros pacientes han sido mujeres. Muchos de ellos tenían trabajos de tiempo completo, tenían hijos pequeños y ahora más de una cuarta parte de ellos no pueden trabajar por completo porque se encuentran muy mal. Económicamente, es un poco catastrófico“, explicó Heightman.

Este patrón se ha observado en otros síndromes posinfecciosos

Así como destaca la directora de la clínica post covid del Reino Unido, esta no es una tendencia nueva en las enfermedades infecciosas pero que históricamente se ha "descuidado". Las mujeres tienen hasta cuatro veces más probabilidades de contraer EM/SFC (encefalomielitis miálgica o síndrome de fatiga crónica), una afección que se cree que tiene orígenes infecciosos en la mayoría de los casos, mientras que los estudios también han demostrado que los pacientes con enfermedad de Lyme crónica tienen significativamente más probabilidades de ser mujer, según se conoce. 

Aunque hasta el momento se ha profundizado muy poco en el por qué de esta tendencia,  y debido a que estas condiciones afectan predominantemente a las mujeres, con mayor frecuencia se las ha "descartado" por un origen psicológico. Tanto la EM/SFC como la enfermedad de Lyme crónica han sido "ridiculizadas" como formas de hipocondría, desde algunos sectores de la comunidad médica. 

En general, no hay tanto dinero para la investigación ni atención sobre las condiciones que afectan principalmente a las mujeres”, alertó Julie Nusbaum, profesora asistente de la Facultad de Medicina de Long Island de la NYU. 

Eso es solo una disparidad general en la investigación médica. Creo que persisten ciertos prejuicios de que cuando las mujeres presentan muchos dolores corporales, hay más a menudo un componente emocional o de personalidad que un origen médico“, argumentó la profesora.

"En general, no hay tanto dinero para la investigación ni atención sobre las condiciones que afectan principalmente a las mujeres”,

Los signos de prejuicios ancestrales también se han infiltrado durante el último año con el Covid prolongado. Esta preocupación ha sido revelada a través de informes anecdóticos donde pacientes femeninas aseguran haberse quejado de sus síntomas persistentes y que fueron ignorados o atribuidos a la ansiedad. Para Janet Scott, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Glasgow, sigue existiendo una escuela de pensamiento dentro de la comunidad académica donde el sesgo de género del coronavirus prolongado puede ser un artefacto de que las mujeres tienen más probabilidades de informar síntomas que los hombres.

Yo no lo compro”, dijo Scott y agregó: “Creo que encaja con la narrativa de ‘No te preocupes por el long COVID, es solo un grupo de mujeres histéricas de mediana edad’”. 

Pero tanto la especialista como otros científicos de todo el mundo intentan profundizar en los diferentes factores que hacen que las mujeres sean más propensas a desarrollar covid prolongado. Estudiarlo en profundidad ayudaría a saber más sobre esta condición como también sobre otras enfermedades que pueden ser provocadas por una infección.

Ver más productos

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Ver más productos