La cepa Delta sigue causando estragos en todo el mundo con su presencia y números de muertes, de hecho, las autoridades rusas se encuentran en alerta ya que reportaron por quinto día consecutivo, que la cantidad de contagios y decesos por Covid-19 continúa en franco ascenso.

El organismo encargado de la lucha contra la pandemia señaló que durante las últimas 24 horas se detectaron 24.439 positivos y 697 decesos por coronavirus, lo que eleva los totales a más de 5,5 millones y 137.262, respectivamente, según la agencia de noticias Europa Press.

En tanto, la capital de Rusia, Moscú, volvió a ser el lugar con mayor número de contagios, con 7.446 casos y 116 fallecidos, mientras que en San Petersburgo se confirmaron 1.733 contagios y 110 decesos en la última jornada.

El viernes, la vicealcalde de Moscú, Anastasia Rakova, había indicado que la cifra real de casos en la ciudad podría ser "tres o cuatro veces" mayor, al tiempo que precisó que "más del 10% de los residentes se han recuperado oficialmente de la enfermedad".

Rusia continúa con una fuerte campaña de vacunación (Twitter).

"Moscú acumula el 25% de los casos en el país. Si incluimos los casos asintomáticos o las personas que no van al médico, podemos multiplicar la cifra por tres o cuatro, seguro", destacó, según la agencia de noticias rusa Tass.

Además, subrayó que "desde junio se ha presenciado otro drástico repunte de la incidencia del coronavirus" en la ciudad y explicó que, "si bien es provocado por varias causas, la principal es la nueva variante del virus", en referencia a la Delta, detectada por primera vez en India.

Rusia: medidas contra el Covid

Moscú impuso en las últimas semanas medidas tales como el retorno al teletrabajo para parte de los empleados, vacunación obligatoria en los servicios de asistencia personalizada y creó un pase sanitario para poder ir a restaurantes.

Casi una veintena de regiones rusas reintrodujeron restricciones, que la mayoría de ellas habían levantado desde enero.

En algunas regiones volvieron las restricciones y se sumaron más controles (Twitter).

El presidente Vladimir Putin se opuso el miércoles a imponer la obligación de inocularse a nivel nacional, pero llamó a los rusos a vacunarse ante una campaña de inmunización que avanza a ritmo lento.