El pasado domingo, durante una competencia de pesca en el río Citarum, en  Indonesia, un participante realizó una macabra captura, informan medios locales.

El hombre, llamado Safari, creyó que un enorme ejemplar había "picado" el anzuelo. Sin embargo, lo que había capturado era el cadáver putrefacto de un masculino.

Según la policía local, los exámenes preliminares arrojaron que el cuerpo no mostraba rastros de violencia. Si bien las autoridades tratan de identificarlo, sí se sabe que el occiso tenía entre 20 y 30 años.

LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DEL LECTOR