Freddie Figgers era un bebé cuando sus papás biológicos lo abandonaron en un tacho de basura en Florida, Estados Unidos.

"Los niños solían burlarse de mí; me llamaban 'bebé basura', me decían 'nadie te quiere... eres sucio'. Recuerdo ocasiones en las que me bajaba del bus escolar y niños me agarraban y me tiraban en botes de basura y se reían de mí", contó Figgers a la BBC.

Sus papás adoptivos, Nathan y Betty May, tenían 74 y 66 años respectivamente cuando lo acogieron en su familia. Ambos habían abierto sus puertas a decenas de niños durante décadas, y planeaban dejar de hacerlo por su edad. Hasta que llegó Freddie.

Cuando Freddie creció y comenzó a hacer preguntas sobre su identidad, Nathan fue sincero con él: "Me dijo: 'Te lo voy a contar sin rodeos. Tu madre biológica te abandonó y como yo y Betty no queríamos mandarte a casas de acogida, te adoptamos'. Yo me sentí como basura y siempre me acuerdo que me agarró por los hombros y me dijo: 'Nunca dejes que eso te indisponga'".

Freddie reconoce que el cariño de sus papás lo marcó de por vida. "Mis padres me dieron todo el amor que alguien pudiera querer jamás. Hicieron todo por mí. Son personas grandiosas. Me enseñaron a ser íntegro, a hacer siempre lo correcto, a nunca olvidar mis orígenes".

A los 9 años, le regalaron una computadora Macintosh rota. Freddie logró desarmarla y arreglarla, y así descubrió su vocación: "Fue entonces que supe que eso era lo que quería hacer en mi vida". Entre los 10 y los 11 aprendió código y empezó a escribir programas. "Esa computadora borró todo el dolor del acoso escolar. Mientras me molestaban en la escuela, yo pensaba cuánto quería regresar a casa a jugar con mi computadora". Tres años después, ya trabajaba como técnico de computadoras y a los 15 dejó la escuela para establecer su propio negocio.

Dos años más tarde, su padre enfermó de Alzheimer. Nathan salía de su casa pensando que estaba siendo perseguido, y Freddie notó que nunca olvidaba ponerse sus zapatos. "Les abrí las suelas, les puse un circuito, con un micrófono, un parlante y una tarjeta de red de amplio alcance e integré eso con mi laptop. Así me contestara 'no sé dónde estoy', apenas decía algo yo podía saber si estaba de pie, sentado o tendido en el suelo". El joven vendió su novedoso invento por USD 2 millones.

Freddie vendió su invento por 2 millones de dólares

Su siguiente paso fue involucrarse en el mercado de las telecomunicaciones para brindar una conexión rápida a los hogares en zonas rurales. A los 21, recibió su licencia de como operador de telecomunicaciones y se volvió la persona más joven en obtenerla.

Con Figgers Comunicaciones, hoy Freddie instala cables de fibra óptica y construye torres telefónicas. Además, a través de su fundación, otorga becas a estudiantes afroamericanos y brinda asistencia en situaciones de desastre. A quienes se enfrentan a la adversidad, les aconseja: "No dejes que tus circunstancias definan quién eres y dale a otras personas oportunidades".

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos