La Justicia de Texas, Estados Unidos, condenó a un sujeto a más de mil años de cárcel, por haber abusado sexualmente de dos niñas. Se trata de Robert Benjamin Franks, de 48 años, quien fue sentenciado a 99 años por cada uno de los nueve cargos de agresión sexual agravada contra una de las pibas y a 20 años por cada uno de los seis cargos contra la otra.

La investigación de los hechos avanzó cuando una de las víctimas, de nueve años, le contó a su padre que el depravado le había hecho "cosas repugnantes" a ella y a otra chica, de 10, quien reconoció que el chacal texano la había agredido durante años. Todas estas denuncias sirvieron para que Franks fuera detenido en junio del año pasado

Concluido el juicio, el acusado recibió dos cadenas perpetuas, que suman más de 1.011 años de cárcel. Además, deberá pagar una multa de 93.000 dólares.