El barrio madrileño La Guindalera no sale de su estupor. El horrendo crimen cometido por Alberto Sánchez Gómez, de 26 años, quien mató a su madre, la descuartizó, guardó los trozos en tápers y se comió partes del cuerpo aún conmueven. Mientras el caníbal está detenido, se conocieron detalles de su personalidad.

Además de tener un largo historial de agresiones a María Soledad Gómez, de 66 años, y problemas por sus adicciones, el sujeto también se presentaba como un poeta, con videos subidos a las redes sociales en las que recitaba sus obras. "No existe cura para mi locura", expresó, en una de las grabaciones, el autor del considerado "crimen más atroz de la historia" de España.

En alguno de los poemas, Sánchez Gómez también hizo referencia a la cárcel, sitio en el que estuvo en numerosas oportunidades por golpear a su madre, quien había logrado una restricción perimetral que no dio el resultado esperado. El hecho por el que el caníbal fue detenido ocurrió la semana pasada. Una amiga de la madre denunció a la policía que hacía un mes que no la veía. Entonces, los uniformados llegaron a la vivienda, donde el poeta asesino los dejó entrar.

En el interior de la casa, la escena era dantesca: trozos del cadáver dentro de tápers dispersos por todas las habitaciones. El hedor era insoportable. De inmediato, los efectivos detuvieron a Sánchez Gómez, quien finalmente confesó: había matado a su madre, la había descuartizado, guardado las partes del cuerpo y comido parte de ellas, junto a su perro.