Todo ocurrió en Tutaevo,  Rusia cuando Natalya Nalyotova de 38 años, sabía que su esposo Denis había estado trabajando en su taller mecánico, cercano a la vivienda que compartían junto a sus dos hijos, en el motor del auto familiar y tras llamarlo varias veces, y preocupada porque este no se comunicó con ella, decidió ir a buscarlo.

Al llegar encontró la que jamás hubiera imaginado. Su marido estaba muerto dentro del auto, semidesnudo y junto a él, el cuerpo de otra mujer, también semidesnuda.

De esta manera, descubrió que su marido la engañaba con una joven de 30 años llamada Alyona Ivanova, y que además esta también estaba casada y tenía dos hijos.

Por último, Nalyotova llamó a la policía para denunciar ambas muertes, mientras que según los medios locales, aparentemente la pareja usaba el garaje para encontrarse en secreto, al tiempo que según el informe forense la pareja murió intoxicada con monóxido de carbono, cuando “prendieron el motor del auto para mantener caliente la temperatura”.