El pasado 26 de junio una mujer vestida de amarillo irrumpió en el Tour de Francia con un cartel que decía "vamos abuelo y abuela", su objetivo era aparecer en televisión para enviar este mensaje por unos pocos segundos. Sin embargo, la mujer no esperaba que su accionar desencadenara un accidente y que se convirtiese en una fugitiva de las fuerzas de seguridad. 

Todo empezó cuando faltaban 45 kilómetros para completar los 198 previstos para la primera etapa del Tour francés, el cual unía la ciudad de Brest con la localidad de Landerneau, apareció una mujer con un cartel hecho de cartón con el que quería mostrar un mensaje conmovedor. 

La mujer estaba interesada en las cámaras a bordo de las motos que se encontraban a unos metros adelante de los ciclistas y eran las encargadas de la transmisión en vivo del evento. 

La policía  a cargo de la investigación buscó cuatro días a la mujer que huyó de la escena ilesa mientras cientos de ciclistas y espectadores terminaron con heridas, según informaron medios locales. 

Finalmente, fue detenida y se encuentra bajo custodia policial en Landerneau. Según la ley local podría ser penada con un año de cárcel no efectiva y una multa en torno a los 1.500 euros, informó la cadena RTL y agregó que si alguno de los competidores presenta una denuncia esto podría agravar su situación. 

La identidad de la mujer no trascendió, aunque en principio se informó que era de nacionalidad alemana. El día del Tour, ella metió parte de su cuerpo en el asfalto cuando pasaban las cámaras de televisión, sin detenerse a ver que pos detás venían los ciclistas. 

El primero en caer fue Tony Martin, lo que provocó un efecto en cadena y la mayoría de sus colegas terminaron en el piso. El director general del Tour, Christian Prudhomme, manifestó su deseo de que la mujer afronte su "mala conducta" en los tribubales y aseguró que "habrá una demanda para ella" porque este tipo de acciones deben ser "penalizadas". 

Varios ciclistas terminaron en el piso y heridos (Gentileza: Reuters).

 

Marc Hirschi terminó entre los árboles. (Gentileza: Reuters).