En una cancha del restringido complejo militar Fuerte Tiuna, el excapitán de Argentina afirmó haber visto a “un Nicolás fuerte” durante su visita de dos días a Venezuela.

“Estamos bien firmes, somos soldados de Nicolás (...) Vengo . darle mi apoyo con mi familia”, aseveró el ex campeón del mundo ante un emocionado Maduro vestido con ropa deportiva.

Maradona felicitó al gobernante por “haber resistido a un montón de embates de la oposición”, tras meses de protestas que buscaban su salida del poder, que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio.

El presidente agradeció esas palabras y le regaló un retrato del exfutbolista junto al fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez, con quien el “Pelusa” mantuvo una cercana amistad.

También le obsequió una camiseta de la selección vinotinto con el número 10 estampada con su nombre, que se ciñó de inmediato.

Durante el acto, Maradona estuvo rodeado por niños y funcionarios chavistas que le pidieron fotos y autógrafos.

A pesar del sobrepeso, el argentino, con evidente dificultad para caminar y respirar, demostró su buen dominio del balón, que a ratos le pasó al presidente, a gobernadores, ministros y a niños.

Maradona llegó a Venezuela para suscribir un contrato con l. cadena de televisión Telesur y conducir un programa durante la Copa del Mundo de Rusia-2018.

El argentino ya había tenido un espacio en la cadena oficialista durante el Mundial de Brasil 2014.