Captura del momento en que la víctima ingresa a la cocina del hotel.
Kenneka Jenkins tenía 19 años (archivo).

La policía difundió los videos de vigilancia de un hotel en las afueras de Chicago, en los Estados Unidos, donde fue hallada una adolescente muerta dentro de un congelador.

Las grabaciones muestran a Kenneka Jenkins de 19 años dentro del hotel Crowne Plaza la noche de su muerte. En unos de los videos se ve a Jenkins caminando por una zona restringida de la cocina del hospedaje, de la cual nunca salió.

En otra secuencia de imágenes, la joven se ve caminando por los pasillos y con un grupo de amigos en un comedor. La difusión pública de las grabaciones se realizó luego de que la familia de la muchacha y un activista comunitario dudaran de la versión de la policía de que Jenkins entró sola al congelador.

Versiones encontradas

Ahora la familia de la joven afirma que la policía solo les permitió ver fragmentos del video de seguridad y que en este ellos no vieron que la fallecida ingresa al congelador, según publica Telemundo Chicago.

Esto contrasta con lo que afirmó el jueves el activista Andrew Holmes quien aseguró que en las imágenes se ve a Kanneka Jenkins desorientada y entrar por si sola al enorme congelador.

En un comunicado, la policía de Rosemont indicó que proporcionó video de vigilancia a la familia y su abogado para que los vean a su discreción. Por otra parte, el Hotel Crowne Plaza ofreció esta semana pagar los costos del funeral de Kenneka Jenkins.

Holmes indicó que al parecer no hubo juego sucio en la muerte de la joven y que fue “un accidente que estaba por ocurrir”. Indicó que se ve a Jenkins buscar el acceso al vestíbulo cuando al parecer se perdió y fue a dar a un área “no asegurada” de la cocina en la parte baja del hotel. Añadió que la joven estaba revisando puertas cuando abrió un congelador que no era utilizado y se metió, dijo Holmes.

La joven fue pronunciada muerta a las 12:48 de la mañana del domingo 10 de septiembre en el Hotel Crowne Plaza, localizado en el 5440 al norte de River Road, en Rosemont, según la Oficina del Forense del Condado de Cook.