Rebeldes yemeníes atacaron este sábado dos complejos en el corazón de la industria petrolera de Arabia Saudita, mediante la utilización de drones. Esta acción afectó la producción y las exportaciones del crudo y se teme por un desabastecimiento global.

Fuentes cercanas al tema dijeron que los daños ascienden a 5 millones de barriles de petróleo en producción, cerca de la mitad del bombeo de crudo de reino o el 5% de los suministros globales.

El ataque con al menos diez dispositivos voladores no tripulados alcanzó las instalaciones de la gigante Saudi Aramco y generó varios incendios, aunque Arabia Saudita -el mayor exportador de crudo del mundo- dijo más tarde que las llamas estaban bajo control. Sin embargo, no precisaron si la producción o los envíos de crudo se vieron comprometidos.

El ataque ocurrió en momentos en que Saudi Aramco acelera sus planes de salida a bolsa -lo que podría suceder este año- y se produce tras asaltos contra las instalaciones petroleras del país y tanqueros en aguas del Golfo Pérsico. Sin embargo, los ataques del sábado parecen ser los más feroces hasta el momento en la zona.

Arabia Saudita, que lidera una coalición militar suní que intervino en Yemen en 2015 contra los hutíes, culpó a la potencia chií Irán por atentados previos, algo que Teherán niega. Riad acusa a la república islámica de armar a los hutíes. Tras citar a su corresponsal, la cadena de televisión Ekhbariya dijo que no se produjeron víctimas, pero no se emitió una declaración oficial.

"Esta es una situación relativamente nueva para los saudíes. Por mucho tiempo nunca tuvieron ningún grave temor sobre sus complejos petroleros en medio del conflicto", dijo Kamran Bokhari, director fundador del Centro de Políticas Globales, con sede en Washington. La coalición saudí en Yemen dijo que confrontaría los "ataques terroristas", por considerarlas una amenaza a la seguridad mundial

En tanto, la Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo que estaba observando de cerca la situación en Arabia Saudita y que consideraba que por ahora los mercados de crudo estaban bien suministrados, con abundantes existencias.

Estados Unidos seguirá abasteciendo

Luego del atentato, la Casa Blanca dijo que Estados Unidos ayudará a mantener bien abastecidos los mercados globales de petróleo tras el ataque.

"Estados Unidos condena con firmeza el ataque de hoy contra infraestructura crucial de energía", dijo Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca, en un comunicado. "Las acciones violentas contra áreas civiles e infraestructura vital para la economía global sólo profundizarán el conflicto y la desconfianza", agregó al respecto.

Deere, en tanto, confirmó que el presidente Donald Trump habló temprano el sábado con el príncipe saudí Mohammed bin Salman. En el frente diplomático, el secretario de Estado Mike Pompeo acusó el sábado a Irán por el ataque contra la industria petrolera saudí, ya que la república islámica es considerada por la nación norteamericana como una aliada del movimiento hutí de Yemen.

"Teherán está detrás de casi el 100% de los ataques contra Arabia Saudita mientras Rouhani y Zarif llevan adelante falsas actividades de diplomacia", dijo Pompeo en Twitter, en referencia al presidente y al ministro de Relaciones Exteriores de la nación islámica.

Ver más productos

San Juan de la Cruz.

La Iglesia recuerda hoy a San Juan de la Cruz

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos