Estados Unidos ordenó este lunes la expulsión de 60 diplomáticos rusos, y 14 países de la Unión Europea (UE), Ucrania y Canadá se sumaron en simultáneo a esta medida como “consecuencia” del envenenamiento del ex doble espía Serguei Skripal, en Londres, por el que todos acusan . Moscú, que ya avisó que “reaccionará”. 

Para Theresa May, el “régimen” del presidente ruso, VladImir Putin, “está llevando a cabo actos de agresión contra nuestros valores compartidos e intereses, dentro de nuestro continente y más allá”. “Como democracia europea soberana, el Reino Unido se mantendrá hombro con hombro con la Unión Europea y la OTAN para afrontar esas amenazas juntos”, agregó la premier. 

El país aliado que inició la cascada de anuncios fue el gobierno de Donald Trump
" Estados Unidos toma esta acción en conjunto con nuestros aliados y socios de la OTAN alrededor del mundo en respuesta al uso de Rusia de un arma química de grado militar en el suelo del Reino Unido, la última en su patrón actual de actividades desestabilizadoras en todo el mundo”, según el comunicado que emitió la Casa Blanca, citado por la agencia de noticias EFE.

Estados Unidos cerrará el consulado ruso en la ciudad de Seattle, en el estado occidental de Washington, además de expulsar 48 empleados de la embajada rusa en Washington y 12 de la misión rusa en la ONU.

Esta reacción “hace que Estados Unidos sea más seguro al reducir la capacidad de Rusia para espiar a los estadounidenses y realizar operaciones encubiertas que amenazan la seguridad nacional”

En una acción coordinada. 14 países miembros de la UE y Ucrania anunciaron la expulsión de diplomáticos rusos “en solidaridad” con Londres, tras el intento de asesinato con un agente nervioso del ex espía y de su hija en Salisbury.

En una breve declaración en Twitter, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, sostuvo desde Bulgaria: “Hoy, 14 miembros de la UE decidieron expulsar a los diplomáticos rusos como consecuencia directa de las discusiones del Consejo la pasada semana sobre el ataque de Salisbury. No se excluyen medidas adicionales, incluidas más expulsiones, en los próximos días o semanas”

El anuncio de Tusk sigue la decisión de los líderes de la UE del jueves por la noche de emitir una declaración conjunta diciendo que era “altamente probable que Rusia fuera responsable del ataque” al no existir “una explicación alternativa plausible”.

Entre los países que ya tomaron la decisión están Suecia, Polonia, Lituania, Ucrania, Letonia, Estonia, Alemania, Finlandia, Francia, Dinamarca, Ucrania, la República Checa, Holanda, Rumania e Italia. 

Por su parte, Rusia, que volvió a negar las acusaciones del envenenamiento, condenó este lunes su “enérgica protesta” y advirtió que “reaccionará” tras la decisión de 14 países de europeos y varios miembros de la OTAN. 

En una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores publicada en su página web, Moscú dijo que este “paso hostil no quedará sin consecuencias” y aseguró que responderá a la medida, que pretende “castigar” al Kremlin. 

Rusia consideró que la expulsión masiva de diplomáticos, que comenzó Londres con 23 funcionarios, es “una continuación de la confrontación y una provocación”. 

"Los aliados de Reino Unido siguen ciegamente el principio de la unidad euroatlántica frente a la sana razón humana”, señaló el comunicado. 

Poco antes, la vocera del ministerio ruso, Maria Sajarova, había acusado a Reino Unido de minar las relaciones de Bruselas con Moscú. “El país que quiere abandonar la UE abusa del factor de la solidaridad”, posteó en Facebook. 

Entre la catarata de anuncios de “solidaridad” occidental, sobre todo en redes sociales, Alemania fue uno de los que primero comunicó su sentencia, con algunos paños fríos. 

"La decisión no fue tomada a la ligera”, aclaró el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Mass, en Twitter, al explicar que su gobierno dio la orden de expulsar a cuatro diplomáticos rusos. 

Minutos después del anuncio de Tusk, el canciller de Francia informó que expulsará a cuatro diplomáticos rusos en el plazo de una semana y el de Italia agregó que echará a dos.

Por su parte, Finlandia, que expulsará a un funcionario ruso, sostuvo que el ataque de Salisbury “es una grave amenaza para la seguridad en toda Europa”.

"Es importante que se tomen las medidas adecuadas tanto dentro de la UE como bilateralmente”, agregó.

Por fuera de la UE, pero ratificando su nueva alianza con el bloque, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, anunció la salida de 13 diplomáticos rusos. 

"Rusia confirmó nuevamente su desdeñosa actitud hacia la soberanía de los estados independientes y hacia el valor de la vida humana”, tuiteó el mandatario. 

El gobierno danés, que echó a dos diplomáticos de Moscú, dijo que “Rusia ha ido demasiado lejos”. “Un intento de asesinato en una ciudad europea con un agente nervioso ruso es completamente inaceptable”, sentenció en un comunicado.

En tanto, Chrystia Freeland, la canciller canadiense, declaró que el ataque con agentes neurotóxicos “es un acto despreciable, atroz y temerario” y anunció la expulsión de siete representantes rusos, entre ellos cuatro oficiales de inteligencia “que utilizaron su condición diplomática para socavar la seguridad de Canadá o interferir en nuestra democracia”. 

El 4 de marzo pasado, el ex espía ruso Serguei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron atacados con el agente nervioso Novichok en Salisbury, al sur de Inglaterra. Ambos fueron encontrados inconscientes en un parque y se encuentran internados en estado crítico.