El papa Francisco pidió que las religiones no tengan “una actitud ambigua frente a la paz”, ya que tienen “un rol insustituible” en medio de un mundo “con tantas poblaciones heridas por guerras y violencias”.
"La paz es una tarea urgente en el mundo de hoy, en el que tantas poblaciones están heridas por guerras y violencias. La paz es, al mismo tiempo, un regalo divino y una conquista humana”, planteó el Pontífice a una delegación de 80 miembros de la Conferencia Mundial de religiones por la paz, a quienes recibió en el Vaticano.


"Por esto, los creyentes de cada religión están llamados a invocarla y a interceder por la paz; y todos los hombres de buena voluntad, especialmente los que tienen tareas de responsabilidad, están llamados a operar por ella con el corazón, con la mente y las manos, porque la paz se construye de modo artesanal”, agregó el Obispo de Roma durante el encuentro en una sala del Aula Pablo VI.


"En este trabajo, paz y Justicia se construyen juntas”, pidió Jorge Bergoglio durante su discurso previo a la audiencia general de este miércoles. En ese marco, el Pontífice aseguró que “en la construcción de la paz, las religiones, con sus recursos espirituales y morales, tienen un rol particular e insustituible”. "No pueden tener una actitud neutra, y menos ambigua, frente a la paz. Quien comete violencia o la justifica en nombre de la religión ofende gravemente a Dios”, sentenció Bergoglio.