El papa Francisco aseguró durante el vuelo que lo traslada a Chile que su visita a ese país "no será difícil", porque estudió allí, tiene muchos amigos y lo conoce bien, y, en otro orden, admitió que tiene "verdadero miedo" a que se origine una guerra nuclear en el mundo.

"Para mí no será un viaje difícil. Estudié aquí y tengo muchos amigos y conozco bien Chile", comentó el pontífice a los 70 representantes de los medios de comunicación que viajan con él.

Sobre Perú explicó que sabía menos porque había estado sólo tres veces "para convenios o reuniones", reseñó la agencia de noticias EFE.

Francisco residió durante un año, en 1960, en Chile, en el noviciado de los jesuitas.


"Tendremos tiempo para reposar y trabajar", dijo al recordar que es el vuelo más largo directo, 15 horas y 40 minutos (12.123 kilómetros) que tiene la compañía aérea Alitalia, así como también el más largo que realizó él durante su pontificado.

Al inicio del viaje, a los periodistas se les distribuyó una fotografía y el Papa explicó su significado después.

"Es del (año) 45 y es un niño con su hermanito muerto en la espalda esperando el turno ante el crematorio en Nagasaki (Japón) después de la bomba (nuclear). Me conmovió cuando la vi y sólo quise escribir: ’el fruto de la guerra’ y pensé en imprimirla", dijo. "Porque conmueve más que mil palabras", lamentó.

En ese contexto, el papa argentino aseguró que tiene "verdadero miedo" a una guerra nuclear y abogó por el desarme atómico.  

"Sí, tengo verdadero miedo. Estamos al límite. Un incidente bastará para desencadenar una guerra", dijo.   


El Papa llegará a Chile a las 19,55 (hora chilena) para una visita que se prolongará hasta el jueves próximo, para luego partir hacia Perú, segundo y último tramo de su gira.