El Papa Francisco convocó a todos los jefes de la conferencias episcopales del mundo para una cumbre extraordinaria que busca prevenir los abusos sexuales por parte del clero en la Iglesia Católica. El evento se llevaría a cabo en febrero del próximo año y fue anunciado de manera oficial por el Vaticano.

La noticia se produjo días después de que Francisco fuera acusado de encubrir abusos sexuales perpetrados por un cardenal estadounidense. Hasta ese momento, su respuesta a esas acusaciones fue que "el silencio es la única forma de combatir el escándalo".