En una rueda de prensa que brindo el Papa Francisco antes de dejar  Irlanda y volar hacía Roma, recomendó el pasado domingo recurrir a la psiquiatría cuando los padres constaten una tendencia homosexual en sus hijos desde la infancia.

En momentos que un periodista le preguntó qué le diría a los padres que detecten orientaciones homosexuales en su hijo, el sumo Pontifice respondió: "Les diría, en primer lugar, que recen, que no condenen, que dialoguen, entiendan, que den espacio al hijo o a la hija"

"Cuando eso se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Otra cosa es cuando eso se manifiesta después de los 20 años", aclaró, resaltando la importancia de cada edad y su aprendizaje.

En tanto, aseguró que: "La inclinación homosexual es objetivamente un desorden", mientras que la calificó como una actividad "contraria a la naturaleza". Al mismo tiempo, rechazó el matrimonio de las parejas del mismo sexo y dijo que las personas homosexuales, incluidos los sacerdotes, son aceptados pero se les exige "castidad", como a los heterosexuales. 

Por último, declaró: "Nunca diré que el silencio es un remedio. Ignorar a su hijo o hija con tendencias homosexuales es un defecto de paternidad o de maternidad".