La situación política y social de Venezuela no escapa a la agenda del Papa. Durante su saludo de comienzos de año al cuerpo diplomático, formado por representantes de 185 países acreditados en el Vaticano, aprovechó para exigir respuestas "sin demora" a las "necesidades primarias" del pueblo. También convocó al "diálogo" en la península coreana y una "solución de dos Estados" independientes para Palestina e Israel.

Luego de advertir sobre el peligro de una "colonización ideológica de los países más fuertes y ricos", una vez más, Francisco se metió de lleno en la crisis "política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes" de Venezuela.

"La Santa Sede, mientras que exhorta a responder sin demora a las necesidades primarias de la población, desea que se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad", manifestó en la sala Regia del Palacio Apostólico vaticano.

En ese marco, aseguró que, para lograr los objetivos deseados, "la apertura y la disponibilidad del encuentro son esenciales".

Esta no fue la primera vez en la que Francisco hizo referencia a la cuestión, ya que, a fines de 2016, la diplomacia vaticana fue "facilitadora del diálogo" entre el gobierno y la oposición, iniciativa que, como reconoció el propio Papa, "no caminó".

En septiembre del año pasado volvió a mencionar tres veces el tema durante su viaje a Colombia, donde pidió "una oración por la estabilidad y el diálogo".

Más tensión

La crisis entre Palestina e Israel fue otra de las cuestiones que mencionó este lunes el Pontífice y reiteró la necesidad de encontrar una "solución de dos Estados" independientes. Además, renovó su llamado "a ponderar toda iniciativa para que se evite exacerbar las contradicciones" y pidió el compromiso "de todos para que se respete el statu quo de Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos, judíos y musulmanes".

Por último, mientras se aguarda la reunión que este martes mantendrán representantes de los gobiernos de Corea del Norte y Corea del Sur, Francisco pidió diálogo: "Es primordial que se pueda sostener todo esfuerzo de diálogo, con el fin de encontrar nuevas vías para que se superen las confrontaciones, aumente la confianza mutua y se asegure un futuro de paz al pueblo coreano y al mundo entero".