El responsable de que este escándalo se desatara es el analista de datos Christopher Wylie, quien formó parte de Cambridge Analytica hasta 2014. El ex empleado detalló cómo se utilizaron de manera indebida los datos de millones de usuarios de Facebook, los cuales luego fueron publicados por los diarios The New York Times y The Observer.

Facebook tomó la decisión de cerrar la cuenta de Cambridge Analytica, así como también las de personas relacionadas con esa empresa, incluyendo a Wylie, por el uso de información privada recopilada por una aplicación de preguntas de personalidad.  Cambridge Analytica, creada en 2013, es una compañía británica de análisis de datos que trabajó con el equipo a cargo de la campaña electoral de Donald Trump y con la iniciativa a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

De acuerdo a las revelaciones publicadas, Cambridge Analytica recolectó millones de datos de usuarios estadounidenses de la red social mediante un software y un esquema capaz de predecir e influenciar a los votantes. "Logramos recolectar millones de perfiles de Facebook para construir modelos que nos permitieran explotar lo que sabíamos acerca de los usuarios para apuntar a sus demonios internos. Esa fue la visión que tuvo la compañía desde su creación", dijo Christopher Wylie, el denunciante que participó en la obtención de datos junto a un académico de la Universidad de Cambridge.

Wylie abandonó Cambridge Analytica tras reconocer que había ayudado cierto político a posicionar a sus candidatos conservadores. Sus declaraciones permitieron conocer el alcance de la manipulación de las actividades de los usuarios de Facebook. Asimismo, el analista de datos apuntó directamente contra los líderes de la consultora británica, a quienes acusó de que "no les importan las reglas. Para ellos, esto es una guerra y todo se vale".

"Quieren librar una guerra cultural en Estados Unidos, y se suponía que Cambridge Analytica sería el arsenal de armas para combatir esa guerra", añadió Wylie. Christopher, junto a otros ex empleados de la consultora, confirmaron que se recopilaron datos de unos 50 millones de perfiles.