A escasas horas del inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, un escándalo sin precedentes salpicó la realización de los mismos, ya que el compositor de la canción de este evento dejó de pertenecer a la organización por aberrantes episodios.

Se trata del compositor japonés Keigo Oyamada, quien compuso parte de la canción de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, anunció que presentó su renuncia al Comité Organizador de ese evento deportivo por el escándalo generado a partir de unas entrevistas que concedió hace décadas, en las que admitía acosos a compañeros discapacitados durante su infancia.

Oyamada, de 52 años y conocido artísticamente como 'Cornelius', afirmó "sin remordimiento" en unas entrevistas publicadas en la década de 1990 que había sometido a una serie de actos denigrantes a sus compañeros de escuela. Entre otras cosas, el compositor comentó que había obligado a un niño con discapacidad mental a comerse sus propias heces y masturbarse frente a otros estudiantes.

La semana pasada 'Cornelius' se disculpó, asegurando que estaba arrepentido por haber lastimado a sus compañeros de escuela con sus comentarios y acciones. Además, manifestó que entonces él era "muy inmaduro" y que "no podía imaginar los sentimientos de las víctimas", por lo que entendía que ahora muchas personas objeten su participación en la producción musical de Tokio 2020.

Comité Olímpico no sabía nada

Las polémicas entrevistas reaparecieron recientemente al conocerse que Oyamada trabajaba con el Comité Organizador de las Olimpiadas que arrancarán este viernes, desatando una ola de críticas contra el compositor.

La semana pasada desde el Comité Organizador Olímpico y Paralímpico de Tokio afirmaron que desconocían sobre las acciones cometidas por 'Cornelius' en su infancia, pero que no tenían planes de prohibir su canción o su participación en la ceremonia inaugural.