La costa este del sur de los Estados Unidos se prepara para la llegada del huracán Florence, ya que la tormenta, que ya tiene vientos de hasta 225 kilómetros por hora, se acerca a la fuerza de la categoría 5. Más de un millón de personas se enfrentan a órdenes de evacuación obligatorias en las zonas costeras de Virginia, Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Se espera que los vientos de tormenta tropical lleguen a las costas de Carolina esta misma noche, dijo el meteorólogo de la CNN, Michael Guy. Esos estados ahora también están bajo huracanes y oleada de tormentas. "Las ráfagas de viento del huracán probablemente comenzarán a sentirse el jueves a primera hora de la tarde cuando la tormenta comience a tocar tierra", dijo.

"Las áreas del interior de Raleigh, Piedmont de Carolina del Norte (Greensboro, Winston-Salem, High-Point) y Charlotte probablemente verán vientos con fuerza de tormenta tropical el jueves por la tarde, a medida que el huracán continúe acercándose a la costa".  Florence se ha intensificado rápidamente desde que se formó.

La tormenta se convirtió en huracán el domingo. Para el lunes por la mañana, había crecido a una tormenta de categoría 3. Aproximadamente una hora después de la actualización de la categoría 3, se reclasificó como categoría 4. El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, instó a los residentes a prepararse para los prolongados cortes de energía luego de la llegada del huracán y conocer las rutas de evacuación que podrían necesitar tomar.

Seis condados más de Carolina del Norte fueron sometidos a evacuación obligatoria el lunes por la noche, horas después del primer pedido en Hatteras Island. Ciertas áreas de los condados de Brunswick, Currituck, Dare, Hyde, New Hanover y Onslow se ven afectadas, y se esperan más pedidos el martes.