El huracán Talim sorprendió a los japoneses.

 

Al menos dos muertos y tres desaparecidos dejó el huracán Talim en su paso por Japón, donde además causó importantes alteraciones en la red de transporte por las abundantes lluvias y los fuertes vientos.
Talim, que ahora es un sistema de baja presión tras degradarse a tormenta tropical el domingo, se encontraba a primera hora de hoy en el extremo sur de la isla rusa de Sajalín, al norte de la ínsula nipona de Hokkaido, según los datos de la Agencia Meteorológica de Japón (JMA, por sus siglas en inglés), citada por EFE.


Dos personas murieron, tres están desaparecidas y más de medio centenar resultaron heridas por los fuertes vientos y lluvias que causaron avalanchas de tierra e inundaciones a lo largo de todo el archipiélago japonés, de acuerdo a los datos recogidos por la cadena pública NHK. Las víctimas mortales son una mujer de 86 años que perdió la vida al derrumbarse parte de su casa en la prefectura de Kagawa, y un hombre de 60, que fue encontrado en el interior de su coche hundido en un río en la prefectura de Kochi, ambas en la isla de Shikoku.


Por su parte, las autoridades de Kochi y Oita, en la isla de Kyushu, buscan a tres hombres que permanecen desaparecidos tras abandonar sus viviendas durante el temporal. Las abundantes lluvias causaron graves inundaciones y avalanchas de tierra, como los sucedidos en Oita, donde el barro llegó a obstruir las rutas y dejó aislados cerca de 700 hogares.


El meteoro también causó importantes alteraciones en la red de transporte del archipiélago nipón en los últimos dos días donde más de un millar de vuelos nacionales fueron cancelados entre el domingo y el lunes. En tanto que la red de trenes -tanto la de alta velocidad como la local- y de ferris también se vieron afectadas.