Gran parte de la casa de Cristóbal Colón, una de las primeras construcciones en piedra de los españoles en América, quedó sumergida bajo el agua.

La vivienda está ubicada en el yacimiento arqueológico de La Isabela, la primera ciudad fundada por Colón en América en enero de 1494, al norte de lo que hoy es República Dominicana. 

El resto de la estructura, dos rectángulos perpendiculares de piedra que forman los cimientos de la casa se encuentra en peligro de desaparecer en los próximos años.

Según informó El Páis, Esteban Prieto Vicioso, director fundador del Centro de Inventario de Bienes Culturales de República Dominicana y responsable de la restauración de numerosos edificios en la zona colonial de Santo Domingo, aseguró que las mayores amenazas son el salitre, las altas temperaturas, humedades ambientales muy altas, atmósferas muy salinas por arrastre de partículas de agua de mar, vientos muy fuertes incluso huracanados y precipitaciones lluviosas de alta intensidad.

"Si se quiere realmente conservar estas ruinas, habría que construir un edificio que encierre las mismas y las provea de un ambiente adecuado para su conservación, solución realizada en importantes monumentos en diversas partes del mundo", afirmó.

La casa del almirante, de unos 80 metros cuadrados fue construida cerca del mar y a unos cientos de metros de una playa que servía de punto de embarque de las naves que formaban su expedición.

Colón habitó la vivienda entre enero o febrero de 1494, cuando fue edificada, hasta mayo de 1496, cuando dio por concluida su segunda expedición y emprendió el viaje de vuelta a España.