El Estado de Florida, declarado en estado de emergencia por el presidente Donald Trump, se prepara para recibir al huracán Michael que alcanzó la categoría 4 y se convirtió en un fenómeno "extremadamente peligroso" para la población. 

El impacto del "monstruoso" huracán podría llevar "devastación total" al noroeste del estado estadounidense cuando toque tierra en las próximas horas en esta zona conocida como el "mango" de Florida, cerca de la frontera con Alabama, antes de seguir luego su camino hacia el Atlántico. 

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) dijo que el huracán va acompañado de vientos máximos sostenidos de 210 km/h. Además, se espera una marejada ciclónica de hasta 4 metros en algunas áreas.

Por otro lado, el Servicio Meteorológico Nacional en la capital del estado, Tallahassee, emitió un dramático alerta para que las personas cumplan con las órdenes de evacuación. 

"El huracán Michael es un fenómeno sin precedentes y no puede compararse con ninguno de los anteriores. No arriesgue su vida, váyase AHORA si se le pidió hacerlo", recalcó.  El gobernador Rick Scott instó a la población a obedecer las órdenes de evacuación. 

La autoridades cortan la luz a la espera del Huracán (AFP).

"Las decisiones que usted y su familia tomen en las próximas horas pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte", escribió en Twitter. Más temprano, el gobernador dijo que Michael podría ser "la tormenta más devastadora que haya afectado Florida en décadas". 

Será "la más poderosa en más de cien años" en algunas regiones, advirtieron los servicios de urgencia del estado. 

Estado de emergencia 

Este martes, el presidente Trump emitió una declaración de estado de emergencia para Florida ante el arribo del huracán, lo que permite liberar medios materiales suplementarios y fondos federales. 

Después de Florida, Michael podría tocar "partes de Georgia y, lamentablemente, otra vez Carolina del Norte y del Sur", ya golpeadas por Florence hace un mes, señaló el presidente. 
Florence causó unos 40 muertos y miles de millones de dólares en daños. 

Las áreas costeras están bajo órdenes de evacuación obligatoria. En el condado de Bay en particular, donde está Panama City y se espera su impacto directo, éstas afectan a unos 120.000 residentes, dijo el alguacil Tommy Ford

Las autoridades insisten en que, cuando las condiciones sean muy peligrosas, los socorristas no responderán a los llamados de emergencia y que por eso es indispensable que evacúen la zona.

 

 

Si los residentes "deciden quedarse, habrá un momento en que no podremos llegar hasta donde estén", dijo el jefe de bomberos de Panama City Beach, Larry Couch. "Cerraremos las operaciones en algún momento y, cuando lo hagamos, tendrán que arreglárselas solos". 

Los residentes compraban provisiones este martes, las filas en las estaciones de servicio eran prolongadas y algunos aún recogían sacos de arena para proteger las viviendas. 

Los habitantes rellenan bolsas con arena para resguardar sus casas (AFP).

Huracán en vivo

Actualmente, el huracán se encuentra a 145 kilómetros al oeste-suroeste de la ciudad de Apalachicola y a 145 kilómetros al suroeste de Panama City, ambas en Florida. Avanza hacia el norte a una velocidad de 20 kilómetros por hora.

En el interior de Michael, la velocidad del viento máxima alcanza los 230 kilómetros por hora. La categoría 5 –la más peligrosa– se asigna a los huracanes cuyos vientos superan velocidades de 250 kilómetros por hora.