Es la segunda vez que ocurre una situación similar en la zona.

Elefantes salvajes mataron el sábado a cuatro refugiados rohinyás, una mujer y tres niños, que estaban construyendo una choza en plena selva en el campo de Balukhali, en Bangladés, anunció la policía local. 

Centenares de miles de rohinyás se refugiaron en la región de Cox’s Bazar, en Bangladés, para escapar de la violencia en Birmania. Muchos de ellos están abandonados a su suerte y se construyen sus chozas fuera de las zonas de acampada. 

"Fueron aplastados por siete u ocho elefantes salvajes" que también hirieron a dos personas, precisó a la AFP Afrozul Haq Tutul, jefe adjunto de la policía de Cox’s Bazar. 

Las víctimas intentaban construirse sus refugios en una zona de la selva donde los elefantes salvajes acuden a menudo a buscar alimentos o a guarecerse, añadió. 

Es la segunda ocasión en la que refugiados ronhinyás son atacados por elefantes salvajes. La primera vez fueron dos personas, un anciano y un niño, los que murieron aplastados. 

Se estima que en Bangladés hay unos 536.000 rohinyás que huyeron de Birmania desde que se reanudó la violencia, a partir del 25 de agosto.