Islandia es considerado el país que está a la cabeza de la igualdad entre hombres y mujeres, sobre todo por la protección efectiva de los derechos de la mujer y por la lucha contra toda discriminación hacia ellas. Pero desde ayer, la igualdad es mayor ya que entró en vigor una ley aprobada en marzo del 2017 con el consenso entre la centroderecha, que en ese momento estaba al poder, y la oposición, una normativa que impone la paridad absoluta en cuanto a sueldos: deben ser iguales para hombres y mujeres que cumplan la misma tarea. Eso se respetará en cada empresa que tenga un mínimo de 25 empleados para arriba, en cada ministerio, o en cada institución pública.

El nuevo gobierno, una coalición que conduce al país europeo desde noviembre pasado, es un conglomerado de muchas fuerzas, entre los Verdes de izquierda, los independientes y los progresistas de centroderecha. Todos dirigidos por la joven, brillante y súper popular líder de los Verdes, Katrin Jakobsdóttir.

La ley que entró en vigor es la primera en el mundo que establece la paridad de género a nivel contributivo y constituye un paso adelante de extrema importancia en la pequeña y vital democracia del ya considerado el país más feminista del planeta. Ahora, con la entrada en vigor de la ley aprobada en marzo del 2017 por el Althingi (Parlamento), en el cual casi el 50 por ciento de los legisladores son mujeres, las autoridades llevarán a cabo controles sistemáticos en cada empresa e institución. Y si cualquier empleador no respeta la ley, será castigado con durísimas multas.

Islandia, un país en fuerte crecimiento económico y casi sin desocupación, tiene otras leyes en favor de la igualdad, que son consideradas ejemplares por las Naciones Unidas, muchas ONGs y variadas autoridades nacionales. La primera de ellas, aprobada en el 2000 y mejorada en el 2008, es la llamada "act on equality and equal rights". La segunda es una ley que impone a las empresas tener por lo menos un 40 por ciento de mujeres en los órganos directivos de cada una de ellas. La tercera, del 2006, es el pago de vacaciones durante nueve meses para las embarazadas.

Pero hay otras leyes. Existe una prohibición de la prostitución y de espectáculos degradantes para la mujer como el strip tease. En caso de violación de esta norma, no es la prostituta o la desnudista, sino sus clientes, o sus empleadores, los que terminan castigados con pesadas multas e incluso la cárcel.

Islandia, cuya selección de fútbol masculina llega por primera vez a un Mundial, compartiendo grupo con Argentina, con quien debutará, es además un destino turístico cada vez más atrayente, a pesar de sus apenas 330.000 habitantes.