E l presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió a Rusia e Irán por sus lazos con Siria, instantes después de ordenar un ataque a blancos en territorio sirio por la responsabilidad del régimen de Bashar al Asad en el supuesto uso de armas químicas en Duma. Rusia e Irán, dijo Trump, son "responsables por apoyar, equipar y financiar al régimen criminal" de Siria. Por ello, Rusia ha "incumplido sus promesas" de impedir que el gobierno de Asad use armas químicas, añadió.

En tanto que aviones de guerra británicos dispararon misiles contra un complejo militar sirio cerca de Homs sospechoso de albergar sustancias para fabricar armas químicas, informó este sábado el ministerio de Defensa británico.

Cuatro aviones Tornado dispararon misiles Storm Shadow contra "un complejo militar, una antigua base de misiles, a unos 24 kilómetros al oeste de Homs, donde se sospecha que el régimen tiene sustancias para fabricar armas químicas", dijo el ministerio en un comunicado.

"Los datos iniciales muestran que la precisión de las armas Storm Shadow (sombras de tormenta) y la planificación meticulosa han dado como resultado un ataque exitoso", dijo el ministerio británico.

"Se llevaron a cabo análisis científicos muy cuidadosos para determinar dónde era mejor que golpearan los Storm Shadows a fin de maximizar la destrucción de los productos químicos almacenados y minimizar cualquier riesgo de contaminación de las áreas circundantes", afirmó precisando que el lugar está lejos de cualquier aglomeración de población que se conozca.

El secretario de Defensa, Gavin Williamson, dijo en el comunicado que los bombardeos eran una respuesta "legal y proporcionada" al uso de armas químicas por parte del régimen sirio.

Pasadas las 23, los ataques ordenados por Trump contra Siria han "terminado" y no hay por el momento previstas de nuevas acciones militares, dijo el secretario de Defensa estadounidense, el general Jim Mattis.

"Por ahora no tenemos ataques adicionales planificados", dijo Mattis, aunque añadió que el Departamento de Defensa está en consulta permanente con Francia y el Reino Unido, que también participaron de las acciones militares de este viernes.