Hace un año la ciudad estadounidense de Jacksonville se mostró conmocionada por el presunto caso de "gatillo fácil" de un efectivo policial sobre un joven de 17 años, a quien abatió cuando se encontraba amenazado por el accionar de la víctima.

El brutal asesinato se difundió a través de un video recientemente, tras una extensa investigación al respecto que determinó que el uso de fuerza letal por parte del policía estaba justificado.

"Viendo las imágenes de la cámara corporal y escuchando el testimonio del oficial, está claro que el agente creía razonablemente que su vida estaba en peligro inminente cuando disparó a Axel Pérez", consideró el jefe de la División de Normas Profesionales de la Oficina del Sheriff de Jacksonville, Scott Dingee.

El crimen fue durante los festejos de 4 de julio pasado cuando los bomberos recibieron un de alerta sobre la existencia de un joven, que cayó de unas escaleras al intentar encender fuegos artificiales y quedó inconsciente.

Al llegar, el muchacho identificado como Axel Pérez había recuperado la conciencia y según los vecinos "actuaba como un loco". A minutos de la llegada de las autoridades, el muchacho salió a perseguirlos con un vehículo y un machete por lo que la Policía también fue notificada.

En el video se puede ver que Pérez salió con un machete en la mano del domicilio donde estaba refugiado, por lo que el agente de la Policía le gritó "Suéltalo" y le disparó dos veces.

Cabe destacar, que la Ley de Florida, donde ocurrió el hecho, autoriza a los oficiales a utilizar su fuerza de manera letal para evitar la muerte o daños corporales graves en ellos u otras personas.