El dueño de la tienda abrió el local alrededor de las 8 de la mañana, minutos más tarde dos delincuentes armados entraron al lugar y lo asesinaron, ocurrió en Icó, Ceará, Brasil. 

Los criminales, ambos con sus caras tapadas, ingresaron al almacén, sacaron sus armas y comenzaron a disparar. Fueron casi diez disparos entre los dos.

Mataron al dueño del lugar y escaparon sin llevarse nada. La Policía de Ceará lo investiga como un posible ajuste de cuentas.