Una vez abierto las autoridades señalaron que en su interior, además de la materia fecal equina, había una tarjeta navideña dirigida a Mnuchin y al presidente estadounidense, Donald Trump, y un comentario contra la reforma fiscal aprobada esta semana.

El pasado viernes Trump firmó la ambiciosa reforma impositiva que estaba entre sus principales promesas de campaña y fue considerada su primera victoria legislativa desde su llegada a la Casa Blanca, hace 11 meses.

La norma afectará a todos los contribuyentes, con grandes recortes para las empresas y los más ricos, reducciones más modestas a la clase media y medidas negativas para los sectores más bajos. 

Además, según el cálculo de la Oficina de Presupuesto del Congreso, la reforma sumará 1,45 billones de dólares al déficit nacional de Estados Unidos.

"Con este texto de ley derogamos esencialmente al Obamacare”, sentenció Trump, en referencia al sistema de salud aprobado en 2010 por su antecesor, Barack Obama. 

Justamente, la reforma golpeará a las clases más bajas es porque recibirán menos ayudas públicas para contratar sus seguros médicos.

Mnuchin fue uno de los impulsores del recorte de impuestos y estuvo al frente de las negociaciones para sacar adelante la reforma en el Congreso.

El secretario del Tesoro, de 53 años, que ahora vive en Washington, trabajó como jefe financiero de la campaña presidencial de Trump. 

Ex banquero, financista de Goldman Sachs y estuvo al frente del fondo de inversión Dune Capital Management , además fue productor de Hollywood. 

"Recortando los impuestos corporativos, vamos a crear un enorme crecimiento económico y ello generará un enorme ingreso personal”, aseguró Mnuchin apenas asumió en su cargo.