Nueva alumnos y un docente murieron y otras diez personas fueron heridas por un alumno de la escuela secundaria de Santa Fe, Texas, que esta mañana les disparó cuando estaban en el aula de artes, informaron autoridades escolares y policiales.

La policía requisa las mochilas de los estudiantes.

El vicedirector de la secundaria, Cris Richardson, informó que el tiroteo se produjo entre las 7.30 y 7.45 hora local (9.30 a 9.45 hora argentina). Cerca de las 7.30, un profesor vio a un alumno dirigirse hacía el centro educativo con un arma de fuego, por lo que decidió accionar la alarma de incendios y advertir al resto para que abandonaran el lugar.

Los estudiantes salieron corriendo de las aulas, momento en el que el joven comenzó a disparar contra ellos, informó la agencia de noticias EFE. Antes de los disparos, algunos estudiantes aseguran que se escucharon varias explosiones, hecho que posteriormente confirmó el Distrito Escolar de Santa Fe, que se encuentra a 45 kilómetros al sureste de Houston, tras el hallazgo de artefactos explosivos tanto dentro de la escuela como en los alrededores del campus.

Ambulancias esperando por los heridos.

El sheriff del condado de Harris, donde se localiza la ciudad Ed González, informó que la mayor parte de las víctimas fatales son alumnos, y su par del condado vecino de Galveston indicó que había "entre ocho y diez" muertos, sin dar aún una cifra definitiva. Luego la cadena CNN, citando fuentes oficiales, precisó que los muertos fueron diez, nueve alumnos y un docente, y los heridos también diez, entre ellos hay dos policías con heridas leves. 

Pagourtzis estaba armado con un rifle estilo AR-15, una pistola y una escopeta, informó la agencia de noticias DPA. Otra persona ha sido demorada por la policía en relación al mismo caso.

 

Durante un acto en la Casa Blanca, Trump lamentó que este tipo de sucesos hayan "estado ocurriendo por demasiado tiempo en nuestro país. Demasiados años. Demasiadas décadas ya".

"Es terrible (...) Hoy es un día triste, muy, muy triste", agregó Trump poco después de que se conociese la cifra preliminar de víctimas en la escuela secundaria de Santa Fe, a las afueras de Houston.
El mandatario subrayó también que su gobierno "está decidido a hacer todo lo que está en su mano para proteger a los estudiantes" y para "mantener las armas lejos de las manos de aquellos que suponen una amenaza para ellos mismos y otros".

Por su parte, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, dijo que su esposa y él extendían sus "oraciones de consuelo a los sobrevivientes y las familias de las víctimas".

El de hoy es, según la base de datos del Washington Post, el segundo tiroteo masivo en lo que va del año en Estados Unidos. El primero fue en febrero, cuando 17 personas fueron asesinadas a balazos en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

Gran cantidad de efectivos rodearon la Secundaria.

Los sobrevivientes de Parkland reaccionaron también, pero con más indignación que tristeza, y exigieron a los políticos que tomen medidas para evitar la reiteración de este tipo de sucesos.

En un comunicado, el grupo de estudiantes de Parkland que organizó la masiva protesta en Washington el 24 de marzo en demanda de un mayor control en la venta de armas señaló que tiroteos como el de Santa Fe no son el "precio de nuestra libertad".

De esta forma hacen referencia a líderes de grupos que defienden la Segunda Enmienda a la Constitución, que otorga el derecho a los estadounidenses de poseer y portar armas de fuego, y que la propaganda de las fábricas de armas, representadas por la Asociación Nacional del Rifle (NRA), presenta como un fundamento de las libertades individuales.

Con éste, ya son 35 los tiroteos en una institución primaria, secundaria o universitaria en los Estados Unidos en 2018, según la cuenta Twitter de la organización sin fines de lucro @GunDeaths, que contabiliza 25 en escuelas primarias o secundarias, y 10 en universidades.

Fuente: Télam