Al menos cinco personas murieron y otras tres resultaron heridas cuando un hombre armado -que luego murió a manos de la Policía- comenzó a disparar en las afueras de una iglesia en Daguestán, en el sur de Rusia, informó hoy el Ministerio del Interior de esa república rusa.

"El 18 de febrero en la ciudad de Kizliar un desconocido causó heridas mortales a cuatro mujeres al dispararles con una escopeta de caza”, informó un vocero del ministerio, quien agregó que también fueron heridos una mujer, un policía y un miembro de la Guardia Nacional rusa.

Por otra parte, un vocero de los servicios de salud agregó que dos de los heridos están en estado “grave”, según la agencia de noticias EFE. 

Los investigadores rusos identificaron al atacante, quien falleció en un enfrentamiento armado con las fuerzas de seguridad, como un hombre de 22 años, oriundo de Daguestán. Aún no se conoce por qué lo hizo. 

Según versiones periodísticas locales, el atacante llegó al lugar acompañado por su pareja, quien se fue una vez que comenzaron los disparos.

El párroco de la iglesia, de donde venían muchas de las víctimas del ataque, relató al portal de noticias RBC que el tiroteo tuvo lugar después de una misa, “cuando la gente empezó a salir”.
"Nada más escuchar los disparos fuimos a cerrar las puertas para que (el atacante) no pudiera entrar. Llevaba un rifle y un cuchillo”, dijo el padre Pavel.

Según la información oficial ya se abrió una causa penal para aclarar todas las circunstancias de lo ocurrido.