Un grupo de activistas defensores de los derechos de los animales abrieron unos containers esta semana y encontraron una pila de perros y gatos muertos. El dramático suceso ocurrió en Rusia, en la ciudad de Yakutsk. 

Se calcula que son alrededor de 260 los animales hallados sin vida. De acuerdo con el diario The Sun, en uno de los containers había 153 perros y 48 gatos asesinados.

En tanto, dentro de un segundo container también se encontraron más cuerpos de animales pero no habían podido identificar la cantidad que encontraron en su interior.

El terrible asesinato de estos animales infringe la ley rusa, que indica que los animales perdidos deben ser capturados, esterilizados y liberados, pero no sacrificados.

La alcalde de la ciudad rusa de Yakutsk, Sardana Avksentyeva, negó haber dado alguna orden sobre la masacre de estos perros y gatos. Por su parte, el jefe de gobierno de Yakutia, Aysen Nikolaev, dispuso que se lleve a cabo una investigación urgente para dar con los responsables.

En uno de los containers había 153 perros y 48 gatos asesinados.

Según informaron desde el servicio veterinario regional, algunos de estos animales estuvieron en contacto con un perro rabioso y, por este motivo, fueron sacrificados.

Sin embargo, los activistas desmintieron esta versión y aseguraron que esto fue una excusa para matarlos. Además, sostuvieron que al sacrificarlos lograban “espacio libre” en refugios temporales para otros perros callejeros.