La pandemia del coronavirus dio el peor golpe al mercado laboral español desde la democracia, con una destrucción de empleo sin precedentes en un mes, al registrarse en marzo más de 800.000 bajas en el sistema que registra los trabajadores activos, mientras el desempleo aumentó en 300.000 personas, elevando la cifra total a 3,5 millones de desocupados.

El número de desocupados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo de España se disparó en 302.365 personas en marzo, un 9,3%, lo que supone el mayor repunte en cualquier mes de toda la serie histórica, de acuerdo con los datos publicados este jueves por el Ministerio de Trabajo y Economía Social español.


Con este incremento, el volumen total de desempleados alcanzó al finalizar marzo la cifra de 3.548.312 personas, la más alta del registro desde abril de el 2017.

"El sector más afectado en datos absolutos es el de servicios, con un incremento del paro (desempleo) de 206.016 personas. Un sector agitado por la crisis del coronavirus", explicó la Ministra de Trabajo de España, Yolanda Díaz, en videoconferencia.

No obstante, el dato más significativo que permite visibilizar la magnitud del impacto de la crisis del coronavirus en el cierre de la activa económica que comenzó oficialmente el 14 de marzo, es la destrucción de empleo, es decir la caída en el número de ocupados que se mide en la perdida de afiliados al Sistema de Seguridad Social.

En ese sentido, al 31 de marzo el número de personas afiliadas a la Seguridad Social fue de 18.445.436, lo que supone que hasta ese día el sistema perdió 833.979 afiliados.

Sin embargo, el dato es peor si se toma desde el 12 de marzo, unos días previos al inicio del estado de alarma decretado en España debido al coronavirus, ya que la pérdida de afiliados fue de 900.000.