Este martes, el gobierno español anunció la implementación de un nuevo plan para ayudarles a los jóvenes de bajos recursos a que puedan irse de la casa de sus padres y así conseguir alquilar un espacio propio. Esta medida se tomó teniendo en cuenta la cantidad de jóvenes adultos que deciden no abandonar el nido familiar por cuestiones principalmente económicas ya que no pueden permitirse el gasto del alquiler.

"No hay ideología tras la que escudarse cuando se trata de atender las necesidades de ciudadanos en situaciones comprometidas, de ayudar a los jóvenes que quieren empezar sus vidas. Destinar recursos a vivienda es destinarlos a la inclusión y a la igualdad", anunció la ministra de Vivienda, Raquel Sánchez en conferencia de prensa.

Cómo funciona el programa para los jóvenes que quieren independizarse

El nuevo programa funcionará a partir de este mes y está destinado a los españoles de entre 18 y 35 años, con ingresos anuales inferiores a los 24.318 euros, quienes podrán solicitar una subvención mensual para alquilar un departamento por los próximos dos años. También podrán acceder jóvenes de la misma edad, procedentes de algún país de la UE, Suiza o de terceros países con residencia legal en España.

Raquel Sánchez, la ministra de Vivienda de España dio detalles del nuevo programa (Twitter).

"Reconocer la vivienda como un derecho y una necesidad a satisfacer es también asegurar el ejercicio de otros derechos fundamentales. Nuestras políticas ambiciosas demuestran que los jóvenes son la prioridad para este Gobierno. Al bono joven y las ayudas del Plan Estatal sumamos el apoyo a la compra en pequeños municipios, las ayudas al cohousing o la reserva del 30% de las viviendas asequibles", agregó la funcionaria. 

Gracias a este programa, los jóvenes recibirán 250 euros mensuales [el equivalente a unos 30 mil pesos argentinos] que les ayudarán a pagarse su propio lugar. Según las estimaciones estatales, España tiene uno de los porcentajes más altos de Europa de jóvenes viviendo con sus padres. Los últimos datos corresponden al 2020 e indican que el 55% de los españoles de entre 25 a 29 años todavía no ha abandonado su hogar familiar.

En algunos pueblos, siempre alejados de las grandes ciudades, se pueden conseguir pequeños departamentos por ese precio, pero la realidad es muy distinta en zonas como Madrid y Barcelona (Idealista).

Más allá de la intención, desde el sector inmobiliario creen que esto podría generar una mayor demanda de departamentos pequeños y esto elevaría el precio de ellos. "La ayuda directa, y esto es algo que nos han demostrado experiencias anteriores, tiene como principal consecuencia el aumento directo de los precios y la generación de graves discriminaciones sobre los inquilinos con salarios ligeramente superiores a estos, que tendrán que aumentar su esfuerzo en un escenario de subida de precios", opinó Francisco Iñareta, representante del mayor sitio web inmobiliario del país ibérico.