Un grupo de jóvenes españoles ha sido acusado de organizar una fiesta en la localidad de Bondi ( Australia), ignorando las medidas de distanciamiento social que rigen en el país por el brote de coronavirus. El hecho fue grabado por uno de los vecinos, que lo denunció ante la Policía.

Sin embargo, cuando las autoridades llegaron a la vivienda, los participantes del evento ya se habían retirado. En el video, difundido en redes sociales, se puede ver a al menos 14 personas reunidas en una casa mientras beben cerveza, fuman y conversan hasta que se dan cuenta que están siendo filmados.

"¡Hola! No puedes tomar fotos", dice una de las mujeres al percatarse de la presencia del vecino mientras se cubre la cara. A su vez, otra chica alerta a los demás diciendo: "Hay una persona ahí tomando fotos, ¡mira!".

Posteriormente, un joven sale del interior de la vivienda y se dirige hacia el hombre que graba el video para cubrir el lente de la cámara. "Ninguno de nosotros está enfermo, todo está bien", dijo el joven en ese momento, según las declaraciones del vecino a Daily Mail.

La Policía local informó que tras recibir la denuncia y acudir al lugar, la persona que permanecía en la vivienda en ese momento "recibió una advertencia para cumplir con los recomendaciones actuales del Gobierno con respecto a las reuniones".

El hecho se produjo en el estado de Nueva Gales del Sur, donde se han registrado 2.300 contagios con el nuevo coronavirus, el mayor número de casos en el país. Según las autoridades de Salud australianas, actualmente se contabilizan 5.133 casos en todo el territorio.