"Esperaba mi turno para morir". Terrible fue el testimonio de uno de los sobrevivientes del ataque en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda, quien se hizo el muerto para tratar de despistar al terrorista. En tanto, las víctimas fueron homenajeadas por la comunidad este domingo.

Abdul Kadir Ababora estaba en la mezquita cuando empezaron los disparos. Seguro de que iba a morir, se tiró al suelo y se escondió bajo una estantería repleta de coranes. Se hizo el muerto, convencido de que Brenton Tarrant, de 28 años, iría por él en cualquier momento.

Durante varios minutos escuchó al extremista australiano ejecutar metódicamente a los fieles congregados en la mezquita de Al Noor, por lo que le resulta difícil explicar que aún esté vivo. "Es un milagro", declaró, antes de agregar: "Cuando abrí los ojos, solo había cadáveres por todas partes".

En tanto, las autoridades locales elevaron ayer a 50 la cantidad de personas asesinadas el viernes en dos mezquitas de Christchurch, en la Isla Sur del país, por Brenton, quien se declaró fascista y supremacista blanco. El sujeto disparó una bala tras otra sobre los cuerpos paralizados, perpetrando una masacre que grabó y transmitió en directo por las redes sociales.

Abdul Kadir Ababora, de 48 años, es un inmigrante proveniente de Etiopía que trabaja como taxista y hace dos semanas, junto a su esposa, había celebrado el nacimiento de su tercer hijo. El hombre, quien sintió el aire de las balas pasando de cerca, reveló: "Esperaba mi turno. Cada dos disparos, me decía: La próxima es para mí, la próxima es para mí y perdí la esperanza".

Tarrant había dejado tirado uno de sus cargadores, en el que había una inscripción de símbolos nazis, según describió Ababora. " Nueva Zelanda ya no es segura", concluyó.

Homenaje

Cientos de habitantes de Christchurch, capital del estado de Canterbury, salieron este domingo de sus casas para depositar flores y cartas para recordar a los 50 muertos durante la masacre. "Estamos con nuestros hermanos y hermanas musulmanes", se leía en una enorme pancarta colocada sobre un mar de flores frente a una de las mezquitas.

Además, una ola de solidaridad recorrió todo el país, aún conmovido, con millones de dólares en donaciones y en comida halal para las víctimas. En tanto, el gobierno neozelandés comenzó a devolver a los familiares los restos de los 50 asesinado en el atentado. Además, las autoridades solicitaron paciencia para que los forenses concluyan con la identificación de los cadáveres.

Los parientes reclamaban acelerar el proceso para cumplir con los ritos funerarios musulmanes, que establecen un plazo de 24 horas. Para este miércoles se espera que todos los cuerpos hayan sido devueltos.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito.

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos