¡Está matando a mi amiga! La está despedazando. Le arrancó la cara, por favor, ¡apúrense! ¡Escúchenme! Tienen que dispararle, por favor”, es uno de los fragmentos del desesperado llamado que realizó al 911 de Stamford,  Inglaterra, Sandra Herold para pedir ayuda porque el chimpancé atacó ferozmente a su amiga Charla Nash, a quien el animal le arrancó la cara y las manos.

Fueron 12 minutos salvajes que cambiaron para siempre la vida de Charla Nash. En el llamado quedaron registrados los ruidos de golpes, llantos y gritos desconsolados, mientras de fondo se escuchan los alaridos de Travis, el chimpancé. “¡Por favor, manden a la policía!”, es una de las frases que más repitió Herold durante la conversación con el operador.

El chimpancé Travis, había sido criado como un hijo humano. 

El ataque ocurrió el 16 de febrero de 2009, cuando Nash, amiga de Herold, se acercó hasta su casa para ayudarla porque no podía lograr que Travis, el mono ingresara a la vivienda. Inmediatamente, el animal se abalanzó encima de la mujer, y la empezó a morder en todos lados, al punto que le arrancó las manos, la nariz, los ojos, los labios y los párpados. Como consecuencia del brutal ataque Nash quedó ciega y requirió un trasplante de cara.

El animal tuvo que ser acribillado para poder frenar el ataque. 

Para poder frenar la brutalidad del chimpancé hizo falta que uno de los agentes lo acribillara. Cuando llegaron los oficiales, tras la llamada al 911, Travis se acercó a la patrulla, abrió la puerta y los golpeó. Frank Chiafari, uno de los policías, recordó en "The New York Times" que le disparó cuatro veces para frenarlo.

El chimpancé había llegado a la familia de Sandra cuando era muy pequeño, por eso lo había criado como si fuera su hijo. Incluso había aprendido a usar el baño, lavarse los dientes y vestirse solo. Por eso nadie comprendió la violenta reacción que manifestó repentinamente. 

El análisis forense que se le hizo al animal determinó que tenía restos de alprazolam, un medicamento que su dueña le había dado para calmarlo. Minutos antes de la tragedia, el chimpancé estaba muy alterado y, por eso, Herold confirmó a los investigadores que le dio esa droga en la comida.

Charla Nash en su casa, años después del ataque (AP).

Un año después de lo que pasó, Sandy Herold murió a los 72 años tras un ACV. Nash, la mujer atacada, sobrevivió a una cirugía de más de 7 horas, en la que le hicieron un trasplante de cara. A lo largo de todos estos años, soportó varias operaciones más y, en el presente, exige leyes para que prohíban tener a primates como mascotas, algo común en algunos estados de ese país.

La grabación completa del llamado al 911 por el ataque al chimpancé:

-Hola, este es el 911, ¿cuál es su emergencia?

-(Dice la dirección de la casa y no se entiende) ¡Por favor, manden a la policía!

-¿Cuál es el problema ahí?

-El chimpancé mató a mi amiga.

-¿Cuál es el problema con su amiga?

-¡Por favor!

-¿Cuál es el problema con su amiga, es lo que necesito saber.

-¡Mande a la policía, con un arma, con un arma! ¡Apúrense!

-¿Quién tiene el arma?

-Por favor, apúrense, ¡Está matando a mi amiga!

-¿Cuál es el problema?

-Está matando a mi amiga.

-¿Quién está matando a su amiga?

-¡El chimpancé!

-Oh, su chimpancé está matando a su amiga.

-Sí. La está despedazando, ¡apúrense!

-Alguien está yendo para allá. Dígame lo que está haciendo el mono.

-Le arrancó la cara, y trató de atacarme a mí.

-Necesito que se calme un poco, ya están yendo para allá. Póngase a resguardo.

-Por favor, ¡apúrense! ¡Escúchenme! Tienen que dispararle, por favor.

-¿Está ahí junto a su amiga? ¿Puede ayudar a su amiga?

-No puedo porque me va a atacar.

-¿Está con su amiga todavía el chimpancé?

-Sí.

-Entonces quédese atrás y no se acerque. Están en camino hacia allá. Si el mono se mueve de dónde está, dígamelo, para poder ayudar a su amiga.

-Ella está muerta. Está muerta.

-¿Por qué dice que está muerta?

-Porque la despedazó. Le arrancó todo (llora). Creo que me voy a desmayar.

-Solo respire hasta que esté alguien ahí.

-Por favor, apúrense. ¡Dios mío! Tienen que traer armas. Tienen que traer armas.

-¿Es su mono?

-Sí, es mío.

-¿Sabe cuánto pesa?

-Doscientas libras (algo más de 90 kilos) ¿Dónde están?

-Es un chimpancé, ¿no?

-Sí. ¿Dónde están?

-Están yendo lo más rápido que pueden.

-¿Está el mono con su amiga, todavía?

-Por favor, que vengan rápido.

-Necesito que se calme, por favor. Sé que es duro, pero van lo más rápido que pueden.

-Tienen que dispararle, por favor. Dígale que lo hagan porque va a intentar atacarme.

-Respire profundo, Sandra. Necesito que se quede en el auto.

-¡Que le disparen! Intenté apuñalarlo, por eso necesito que le disparen. ¡No puedo salir del auto!

-Ya le dispararon, Sandra.

-Pero no está muerto.

-Van a continuar hasta que esté muerto, pero necesito que siga conmigo en el teléfono.

Así fue la comunicación al 911:

Ver más productos

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

Ver más productos