Luego de 20 años de ocupación, Estados Unidos abandonó definitivamente Afganistán, dejando a cargo del país al régimen talibán. Casi 20 días de críticas, polémicas y atentados, la operación de salida finalmente se concretó. Esta fue la guerra más larga en la historia del “mundo libre”, superando por 5 meses a la de Vietnam.

Originalmente la salida estaba pautada para el 11 de septiembre, una fecha sensible para los norteamericanos luego de casi 20 años los terroristas del al-Qaeda derribaran las torres gemelas. Este hecho fue el desencadenante para que el presidente George W. Bush derrocara al gobierno de turno en el país de medio oriente. 

El saldo de Estados Unidos en Afganistán fue de 2.461 militares fallecidos y otros miles de heridos.

"El último avión C-17 despegó del aeropuerto de Kabul el 30 de agosto. Aunque se completó la evacuación militar, continúa la misión diplomática para asegurar más ciudadanos estadounidenses y afganos elegibles que quieran irse", explic. el general Kenneth McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos a cargo de Afganistán.

El saldo de esta estadía fue de 2.461 militares fallecidos, 13 de los cuales perdieron la vida en el atentado que ocurrió en el aeropuerto de Kabul el pasado jueves. Luego de 16 años entre Bush y Barack Obama, el presidente Donald Trump llegó a un acuerdo con los talibanes para abandonar el país, siempre que se respetasen determinados objetivos por parte de estos últimos. Cuando el número “46” llegó al Salón Oval, ordenó una retirada más rápida y sin estos requisitos.

Joe Biden anunció que el martes 31 de agosto hablará públicamente sobre su manejo de la situación en Afganistán.

"El retiro de esta noche significa tanto el final de la evacuación del material militar como el fin de casi 20 años de misión iniciada en Afganistán poco después del 11 de septiembre. Se trató una misión que entregó a la justicia a Osama Ben Laden junto con muchos co-conspiradores de al-Qaeda", añadió McKenzie.

En cuanto al presidente Biden, luego de ser duramente criticado por los republicanos y por varios medios “establishment” que sorpresivamente se le vinieron en contra, anunció en un comunicado que "mañana (martes) por la tarde, me dirigiré al pueblo estadounidense sobre mi decisión de no extender nuestra presencia en Afganistán más allá del 31 de agosto". Allí se espera que le explique al público cuales fueron los motivos que lo llevaron a tomar esta decisión y a posteriormente emplear la estrategia utilizada para la retirada.

“Por ahora, insto a todos los estadounidenses a que se unan a mí en una oración de agradecimiento esta noche por tres cosas. En primer lugar, por nuestras tropas y diplomáticos que llevaron a cabo esta misión de misericordia en Kabul y con un riesgo tremendo. (…) En segundo lugar, a la red de voluntarios y veteranos que ayudaron a identificar a las personas que necesitaban ser evacuadas, a guiarlas hasta el aeropuerto y a prestarles apoyo durante el trayecto. Y en tercer lugar, a todos los que ahora están -y estarán- dando la bienvenida a nuestros aliados afganos a sus nuevos hogares en todo el mundo, y en Estados Unidos”, agregó en la misiva.

Luego se tomó un momento para agradecer a los mencionados 13 militares que fallecieron el pasado jueves, doce de ellos tenían 20 años y uno 31.

Uno de los más críticos con la gestión de Joe Biden fue el senador Lindsey Graham (derecha), quien ha sido amigo del presidente por muchos años.

Recordemos que la oposición disparó y fuerte contra el ex vicepresidente por distintos motivos. Algunos, como su amigo el senador Lindsey Graham(R-Carolina del Sur) declaró que habría que hacerle juicio político por como manejó la situación en Afganistán. Otros, como el ex médico de la Casa Blanca, el diputado Ronny Jackson(R-Texas), cree firmemente que su capacidad cognitiva no le responde para ejercer el cargo de Presidente de los Estados Unidos.