Kelyn Spadoni, quien trabajaba para la oficina del alguacil de Jefferson Parish, en Louisiana, contestando llamadas en la línea de emergencia 911, retiró 1,2 millones de dólares despoitados en su cuenta por error.  Con ese dinero compró una casa y un auto y no quiso devolverlos. Ahora enfrenta cargos por fraude bancario, transmisión ilegal de fondos monetarios y robo.

La mujer de 33 años y residente de Harvey, abrió en enero pasado una cuenta de Fidelity Brokerage Services, manejada por la firma Charles Schwab, donde debían depositarle 82 dólares con 56 centavos. Según la compañía, por un error en su software, le depositó 1,205,619.56 dólares el pasado 23 de febrero.

Kelyn Spadoni habría comprado una casa y un auto con los 1,2 millones de dólares que evitó devolver. (Gentileza: The New York Post)

La firma Charles Schwab intentó recobrar el monto a través de Fidelity Brokerage Services, pero el dinero ya no estaba en la cuenta de la mujer, por lo que las compañías intentaron comunicarse con Spadoni en varias oportunidades para solicitarle la devolución de los fondos. 

Según la compañía,  no obtuvieron resultados ya que la mujer se negó a contestar las llamadas y evitó cualquier posibilidad de comunicación.

La empresa que argumenta un error de software asegura que la mujer evitó todo tipo de comunicación para devolver el dinero. (Gentileza: The New York Post)

La empresa argumenta en su demanda contra la mujer que el contrato firmado con Spadoni al momento de abrir su cuenta, tiene como cláusula que si un cliente recibe un pago excesivo de fondos, debe devolver el monto total que no le pertenece.